Blogia
Letra Suelta

Viajo y luego existo

Viajo y luego existo Viajero empedernido, Rolly Valdivia Chávez es, tal vez, uno de los jóvenes periodista que más veces ha viajado por el interior del Perú. Este privilegio le ha permitido conocer lugares o parajes sorprendentes por su belleza y originalidad. Igualmente, tuvo la fortuna de encontrar personajes peculiares, insólitos en pueblos o lugares alejados de la ciudad. En la siguiente entrevista -realizada vía Internet-, Valdivia Chavez, hace un recuento de sus viajes y lanza algunas recomendaciones para todos aquellos que decidan incursionar por el viaje y la aventura.

¿Es difícil hacer turismo en el Perú?
Es sólo cuestión de ganas. Si uno tiene entusiasmo y deseos de moverse y conocer lugares y gente nueva, viajar se convierte en lo más sencillo del mundo. Es cuestión de escoger un punto en el mapa, informarse (esto es muy importante) y preparar la mochila y echarse a andar por los caminos; claro, siempre y cuando haya algo de dinero en el bolsillo, alguien a quien ‘picar’ o un familiar dispuesto a ofrecerte un lugarcito en su casa. Lo bueno es que el Perú ofrece múltiples opciones de viaje desde las súper económicas hasta las que te pueden dejar empeñado por el resto de tu vida, es cuestión de escoger lugares que encajen con tu presupuesto: hotel de 10 soles, menús de sol 1.50, combis que van a todos lados y cosas así. No hay excusas, siempre habrá un lugar en el cual recalar, en el cual iniciar una aventura.

Los servicios de infraestructura y de transporte, ¿en qué nivel crees que se encuentran?
Eso varía y depende del lugar al que uno va. En las principales ciudades del país uno puede encontrar infraestructura turística de primera, con más estrellas que el cielo de la sierra; pero hay otros lugares que ni cuentan ni con un hotel decente. El Perú es un país profundamente desigual en todos los sectores y de esto no escapa el turismo; sin embargo, uno tiene que saber acomodarse y tratar de pasarla bien en un cinco estrellas o en un establo, disfrutar del paisaje desde un bus cama que ronronea en una carretera asfaltada o desde la tolva de un camión o bus de hace 50 años, que hipa y está a punto de infartarse en una trocha plagada de huecos y barro. En suma, es cuestión de andar positivo, porque casi cualquier incomodidad es justificable cuando uno se dirige a un lugar hermoso y único.

Pese a la anterior pregunta, ¿qué destinos recomendarías ahora que se viene, por ejemplo, Semana Santa?
Eso depende de cada uno; es decir, de las expectativas y la búsqueda propia del viajero. Por ejemplo, si el lector es un aventurero que busca la soledad lo primero que le diría es que mejor se quede en casa en Semana Santa, porque una barbaridad de gente sale fuera de Lima, los buses están llenos, las cosas suben, en fin, una serie de incomodidades; si se busca reflexionar o ser testigo de una fiesta cargada de fe Ayacucho o Tarma son alternativas que se deben considerar; para relajarse y aprovechar el verano las playas del norte son ideales; Chiclayo y Trujillo son ciudades sumamente acogedoras, igual que Tarapoto e Iquitos…Es complicado recomendar porque como dije al principio, vaya a donde vaya usted la pasará bien.

Pero existen más lugares...
Exacto. Por eso no se deben desdeñar algunas rutas clásicas como Paracas, Arequipa, Puno y el Cusco que si antes fue el ombligo del mundo inca hoy es el ombligo turístico del Perú. Otra opción interesante sobre todo para quienes no conocen el monte, es la selva central que no está muy lejana a Lima. La Merced, Oxapampa, Pozuzo y Satipo, entre otras ciudades le abrirán los ojos al verdor de la selva.

Sentirse bien

Según tu parecer ¿qué lugar te resultó el más acogedor?
Esa es una pregunta difícil de contestar, lo malo es que siempre la hacen, sobre todo en los pueblos, la gente siempre te dice dónde la pasaste mejor, esperando –internamente- que uno responda aquí hermanito; pero más allá de eso es difícil decir aquí la pasé mejor. No existe, al menos para mí, un criterio para clasificar o darle méritos o deméritos a un lugar determinado. Los viajes como en todo en la vida, tienen momentos malos y buenos. A veces uno puede sentirse mal en un lugar, pero no porque ahí te hayan tratado mal, sino porque internamente uno está triste o preocupado; a veces ocurre lo contrario, puedes estar en un lugar desolado y mustio, pero uno se siente bien y cree que estás en el paraíso. Lo que si puedo decir es que nunca he dicho a este lugar no vuelvo más; al contrario, siempre tengo la esperanza de volver sobre mis pasos.

¿Cierta vez, algún lugar te fue indiferente?
Hace varios años, cuando todavía era universitario, sentí mucha indiferencia en Jauja. Había llegado de madruga con un grupo y no encontrábamos hotel. La gente que pasaba por la plaza nos mirada con recelo, con algo de temor, incluso una señora que iba con su hijo pequeño, prefirió cruzar la pista para evitar pasar a nuestro lado. Pero eso no es todo, cuando las campanas de la iglesia sonaron, con uno de mis compañeros nos dirigimos a la iglesia, ingresamos y nos sentamos en una banca como cualquier feligrés; de pronto y sin que mediara ninguna razón, el cura interrumpió el sermón y se dirigió a nosotros con palabras fuertes, nos estaba botando delante de todos. Nos fuimos pues, era demasiado. Esa noche dormimos en Huancayo, ahí todo nos salió bien; pero, a pesar de esa experiencia, siempre tuve curiosidad de volver y lo hice un par de veces y todo fue diametralmente distinto. Son momentos, instantes, de repente esos días que llegamos merodeaba por la zona una banda de jóvenes delincuentes o algo así, uno nunca sabe.

Manos a la obra

China escogió como destino turístico al Perú, ¿consideras que estamos preparados para recibir tantos turistas como se dice?
Preparados o no hay que asumir el reto. No podemos tirarnos para atrás y decir: “no, es mucha gente”. Eso sí, hay que trabajar con seriedad, todos los peruanos, no sólo el gobierno o los empresarios turísticos. Esto es algo que debería de involucrarnos a todos, porque con esta actividad todos nos beneficiamos y, lo que es mejor, encontramos alternativas de desarrollo que, fundamentalmente, no son dañinas para el medio ambiente, además, con el turismo se revalora nuestra cultura y todos, de a pocos, vamos a ser más conscientes de nuestra importancia como pueblo, del valor que tiene nuestra cultura y recursos naturales.

¿Crees que esta vez las autoridades sí se preocuparán del turismo en el Perú?
En mi opinión más importante que la preocupación de las autoridades, es el interés que está teniendo la población en la actividad turística. En muchos pueblos y comunidades la gente se está dando cuenta que es una alternativa viable de desarrollo, que revalora tu pasado y cultura. Muchas veces cuando uno llega a un lugar, la población te pregunta, te pide consejo, te dice cómo hacemos para qué venga más gente o te cuenta sus planes de desarrollo turístico.

En comparación con países tan cercanos como Bolivia y Ecuador, ¿en qué nivel nos encontramos?
Es difícil saberlo. Te cuento que cuando estuve en Ecuador, la gente involucrada en turismo hablaba con admiración del desarrollo peruano, destacaban la labor de PromPerú y cosas así. Lo mismo me ocurrió en Bolivia, donde incluso me dijeron que si en el tema turístico el Perú estornudaba, ellos definitivamente tenían un gran resfrío. Lo curioso de este asunto es que aquí en Perú, he conversado con gente del sector turismo que destacan el desarrollo turístico del Ecuador; lo que me hace pensar que uno siempre está inconforme con lo que tiene, lo cual es bueno porque esa es una forma de progresar. Lo que si te puedo decir es que, en mi opinión, el potencial turístico del Perú es mayor que el de Ecuador y Bolivia. Una ventaja que se debe aprovechar, para que el Perú sea algo así como el corazón turística del mundo andino, un lugar al que todo viajero debe de llegar para conocer las raíces culturales de esta parte del mundo.

...
Rolly Valdivia Chávez
A continuación un resumen de la trayectoria de este periodista: "Mi viaje periodístico empezó en 1994, cuando comencé a practicar en la revista Sí, fue ahí, también, donde publiqué mis primeras crónicas y reportajes de viaje. Allí surgió ese 'bichito' de viajar, tomar fotos, escribir y publicar, un 'bichito' que se convirtió en mi actividad principal a finales del año 2000, cuando dejé mi puesto de redactor en el diario El Peruano, para con la mochila al hombro, recalar en Enjoy Perú, una página web de turismo. Ahí estuve a tiempo completo (o viaje completo) hasta noviembre del 2001, cuando comencé a trabajar como free lancers, luego de realizar las travesías periodísticas que terminaron en la creación de los web http://www.enjoyecuador.net y http://www.enjoybolivia.com"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

nestor sobero -

Buena Sandro
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Raddle -

Una de mis fantasías infantiles era el mundo inca que, desde España, se veía como un mundo arcano y exótico. Ahora, han pasado muchos años, me sigue fascinando el mundo andino y siempre he deseado ir por allí. Por una causa u otra se ha ido postergando ese viaje, pero sigue rondando por mi cabeza, sobre todo, desde que a España empezaron venir muchos peruanos a trabajar. Trabajo en una empresa de autobuses y algunos viajeros habituales a los que atiendo son de Perú, y siempre me andan calentando el magín con su tierra. Qué tengo que ir sin falta, que vea esto o aquello, que vaya aquí o allá, siempre andan haciéndome recomendaciones. Así que no tardar iré por su hermoso país con la idea de recorrer el Camino del Inca, dado que soy aficionado al excursionismo y la montaña. Gracias por su artículo. Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres