Blogia
Letra Suelta

La hora del periodismo digital

La hora del periodismo digital Estuvo en Lima hace algunas semanas Pedro de Alzaga, periodista digital de elpaís.com de España. Convocado por la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, este colega español dictó un taller sobre Periodismo Digital durante tres días en esta capital y en la ciudad del Cusco.Para saber lo que trajo desde la Madre Patria, conversamos con él sobre el tema que domina. La marcha de los medios digitales, la reacción de la prensa escrita, el perfil del periodista digital y las características de sus lectores, entre otros aspectos, son tratados en la siguiente entrevista.

Por: Richard Rodriguez y Ernesto Carrasco

¿Cómo marcha la lectoría de las ediciones digitales de prensa?

En España, así como en todo el mundo, no deja de crecer día a día el número de internautas; y este es un fenómeno que va a continuar por muchos años. Ahora mismo estamos por la quinta parte de la población, así que cualquier medio que entre en este plano va a encontrar un gran número de lectores y con tendencia a la subida.

¿Se lee más los periódicos en internet que los diarios impresos en papel?

Sí. Aunque realmente no se puede hablar de lectores excluyentes. Es decir, hay lectores que no leen el periódico en papel y sí lo leen en internet. Hay lectores que leen el periódico en papel y en la internet. Y hay lectores que solo leen en el papel. Eso impide saber a ciencia cierta cuántos lectores corresponden a la edición digital y cuántos a la impresa.

¿A qué se debe ese aumento de lectores en la red?

Hay una explicación muy sencilla: internet es el único medio que tiene el horario de máxima audiencia en horario de oficina. Es curioso: la televisión la tiene de 8 a 12, la radio al mediodía. En internet se lee mucho desde el trabajo. Desde las 8 de la mañana hay una subida cuando la gente se sienta con el café. ¿Por qué? Porque a lo mejor alguno de ellos no tiene computadora en casa y al llegar al trabajo le echa un vistazo a los periódicos. Y si durante el día sucede algún hecho trascendental, acuden a la internet.

No podemos tener una computadora con nosotros –con excepción de las portátiles- cuando viajamos en un auto, cuando nos sentamos en la banca de un parque o nos tiramos a la cama. Usar el diario en papel es más cómodo y práctico ¿Entonces por qué la migración a la internet?

El papel sigue teniendo mucho arraigo porque es mucho más cómodo, como tú lo dices. Pero ojo que la tecnología va a seguir avanzando. Entonces es posible que dentro de poco no se lea en una pantalla: se lea en una hoja, hoja electrónica a lo mejor, que ya sea más cómoda que la pantalla y se pueda llevar en el ómnibus.

¿Quieres decir un papel electrónico?

Sí. Y ya hay un precedente: las agendas electrónicas. Cualquier empresa editora que eche un vistazo a sus registros verá que hay muchos lectores que descargan los textos del periódico digital en su PDA, su agenda electrónica. Y en esa agenda cargan hasta cinco periódicos para ir viéndolo en su viaje mientras se dirigen a su trabajo. Otros imprimen los textos, aunque eso ya es muy caro.

¿Puedes decirnos qué ventajas tiene la prensa digital que no tenga la tradicional?

De entrada, todas las ventajas que derivan de la herramienta. Primero, que la prensa digital es de alcance universal y a mí eso me parece magnífico. Segundo, que es barata; y tercero, las más técnicas: que es multimedia e hipertextual, es decir, que puede converger en ella los tres medios tradicionales. En el medio digital puedes tener por primera vez un texto escrito, una infografía animada, una imagen, un sonido, etc. Y todo eso relacionado al contexto y al tiempo, porque está en constante actualización de las noticias.

Y en su desarrollo, ¿se cierne sobre este periodismo digital géneros nuevos?

Ese es un debate muy amplio y que todavía no le he encontrado solución. Yo creo que algunos géneros sí han cambado lo suficiente. Cuando los géneros pasan al medio digital, se transforman. Un ejemplo muy manido, pero el mejor: Todos los años se publica un listado de la lotería. En un papel, ese resultado tiene la forma de lista con nombres, números y la cantidad que se ha ganado; pero cuando se lleva a internet, de una lista pasa a convertirse en un buscador. Yo tengo que meter mi número, cuánto juego y él me dirá cuánto he ganado.

Hay nuevos géneros como la entrevista digital, que es una entrevista virtual, en directo. Así, a una persona famosa, a un protagonista de la actualidad, los propios lectores lo interrogan. Es un género que yo creo propio del periodismo digital, maravilloso, aunque peligroso. En él el periodista desaparece. Solo está el protagonista y los lectores.

¿Es algo así como el foro o el chat que conocemos?

La diferencia con un foro es que, en la entrevista, durante una hora una persona contesta a las preguntas en directo. El foro puede ser diferido. Sí es un chat, pero un chat con la asistencia de un moderador. En esta entrevista no usamos el messenger, sino un formato especial. Aparece la foto de la persona con una entradilla, los datos sobre ella. Es un programa específico sobre la web, no hace falta ningún programa adicional. Se puede entrar con un navegador, escribes la pregunta y en el momento te contestas.

El moderador permanece atento para eliminar las preguntas que se repiten, que suelen ser el 60 por ciento. Por ejemplo, en un futbolista, si está renovando, el 60 por ciento de las preguntas son de “cuándo renuevas”, “por qué renuevas”. Dejamos dos o tres preguntas y el resto ya no pasa. Luego, hay un 5 por ciento de intervenciones que son insultos al invitado. El moderador debe eliminar esos escritos.

Los periódicos en Internet, con pocas excepciones, son gratuitos. ¿Dónde está el negocio?

En la publicidad y en la hemeroteca. Uno debe pensar que a lo mejor no es lícito regalar en internet lo que estás cobrando en el kiosco. Pero es que tú cuando publicas en internet te ahorras mucho dinero: dinero del papel, de la distribución, etc. Entonces tú puedes cobrar –y a mí no me escandaliza- por el uso de tu archivo. Cobrar poco, pero cobrar. Y sobre todo empezar a introducir formatos publicitarios que permitan hacer una publicación económicamente sostenible.

Si los periódicos en papel van cayendo en número de lectores y eso obviamente origina un menor tiraje, en un futuro ¿este medio de comunicación llegará a desaparecer?

Se corre ese riesgo, es cierto. Hay algunos datos que apuntan a que quien empieza a leer en internet, deja de leer en el papel: por comodidad, por economía, por lo que sea. Si la prensa escrita no toma las medidas, no se rehace, podría desaparecer.

Los periodistas de medios escritos van a sentirse amenazados por esto. Muchos tendrán que adaptarse a los cambios.

Es cierto que un periodista tradicional necesita un proceso de adaptación. Eso sucede para todos los medios. Yo que soy un periodista de prensa escrita, necesito un proceso para trabajar en la televisión. Eso es traumático. Y necesitaría un proceso de adaptación o reciclado para trabajar en la radio, porque no sé hablar por un micrófono. Yo solo sé escribir. Cualquier cambio requiere de un proceso de adaptación. Pero que eso signifique la muerte del periodista, no.

Pero se corre el riesgo de perder puestos de trabajo.

Lo que puede suceder es que se haga un mal uso de la tecnología. Que la tecnología no se use solo para informar mejor, sino para sustituir lo que existe. Digamos para ahorrarse recursos humanos. Para en lugar de enviar a cubrir un suceso informativo a un redactor y a un camarógrafo, se convierta al redactor en camarógrafo. Entonces probablemente lo que resulte es que no sea tan buen redactor ni sea tan buen camarógrafo. Eso significa la pérdida de un puesto de trabajo. Sí es un riesgo.

¿Es el lector con sus necesidades el que demanda el desarrollo de los medios tecnológicos de la comunicación? O es el avance tecnológico el que ha moldeado al lector y lo hace elegir un diario digital ante el periódico tradicional.

Yo creo que ambas cosas. El hecho de que los formatos sean más reducidos en la internet y los textos algunas veces más ligeros tiene mucho que ver con la tecnología que hay ahora.

Muchas personas dicen: la gente ya no quiere periódicos de análisis, con grandes textos y una gramática amplia, sino que quiere una cosa más fácil y sencilla de leer, rápido, en quince minutos, como puedo hacerlo en los medios modernos. Pero realmente no es así. Yo creo, por ejemplo, que si los periódicos que se regalan en la puerta del metro -como pasa en Japón y en Madrid- tuvieran amplio contenido, la gente los preferiría por sobre los ligeros que te dan diez líneas por cada noticia.

Aunque en realidad lo que está sucediendo es que este tipo de diarios cortos –por lo que a mí no me parecen una amenaza- es que hay mucha gente que antes no leía periódicos y ahora sí le está entrando, gracias a este formato. No le puedes pedir a una persona que nunca ha leído en muchos años que empiece leyendo La República, por ejemplo, que a lo mejor no le va a apetecer.

Con el boom de la internet han surgido muchos diarios digitales, pero ¿son estos fuentes confiables? ¿Se les puede otorgar credibilidad?.

Hay que esperar. ¿Cómo se sabe cuando un medio es confiable? Con el tiempo.

En las salas de redacción modernas de los diarios impresos, todos los periodistas usan la tecnología digital. Los redactores escriben en computadoras, los fotógrafos usan cámaras digitales, se comunican por teléfonos celulares, los corresponsales envían sus despachos por correo electrónico, los diagramadores usan softwares de diseño gráfico, etc. ¿Pero quiénes son propiamente periodistas digitales?

Periodista digital es aquel que publica en el medio digital: en la computadora a través de la internet. Un periodista digital no necesariamente tiene que utilizar todas las herramientas digitales –la cámara digital, el teléfono celular, etc- sino que tiene que pensar su trabajo en función a la publicación en un medio digital. Un periodista tradicional pensará su trabajo en función a su publicación en dos dimensiones. Se trata de no ver el medio, sino de ver el final.

Por ejemplo, si yo soy periodista de un medio escrito, tuviera que cubrir cualquier suceso informativo y tengo que llenar una página, debo pensar cómo distribuyo mi información, cómo hablo con las fuentes, de acuerdo con un espacio limitado y en dos dimensiones. Para cubrir ese mismo suceso informativo en internet, debo pensar que estoy utilizando un espacio multidimensional e ilimitado. Entonces no es lo mismo.

Yo podría utilizar una cámara fotográfica clásica, con el carrete de toda la vida, y ser perfectamente un periodista digital, puesto que lo que estoy haciendo es pensar la información de acuerdo con el medio en donde se va a publicar.

Y me imagino en función a los lectores que tiene el medio digital.

Exactamente. Sobre todo.

¿Qué características tiene ese lector?

Es una persona mucho más exigente y bastante mejor informada. Porque se haya hecho más inteligente o más listo, pues a lo mejor sí o a lo mejor no. Pero yo creo que sobre todo porque tiene más fuentes de información y eso lo obliga a ser mucho más selectivo.

Y eso nos obliga a los periodistas a revisar la base fundamental de la profesión, que es la ética.

Por supuesto. Eso no lo abandonamos en ningún momento. Incluso en el desarrollo de nuevos géneros periodísticos derivados del medio digital, tiene que haber una ética.

¿Cuál es el perfil de un periodista digital?

Es un profesional joven, con muchos o algunos conocimientos tecnológicos. Sabe idiomas, sobre todo inglés que es el idioma mayoritario. Es una persona con bastante inquietud, dispuesta o abierta a los cambios. Laboralmente un poco castigada, en el sentido de que no recibe una remuneración adecuada para todas las tareas que realiza. Es además un empleado básicamente aislado, ya que el trabajo de periodismo que tiene que hacer se limita en la mayoría de los casos a una revisión de las agencias y a una edición de los despachos.

¿Cómo cubrió la prensa digital los sucesos del 11-M?

La prensa digital la cubrió de forma muy heterogénea. Realmente lo que se produjo fue, más que un fenómeno de prensa digital, un fenómeno de la prensa entera. Todas las redacciones, todas las secciones, se volcaron hacia este suceso. Hubo que recurrir a toda la planta para dar una información a la altura de lo que estaba pasando y me refiero a movilizar a gente de deportes, de las otras secciones... de todo el mundo. ¿Por qué? Porque había muchos focos de información.
Los periodistas digitales se movilizaron como siempre, solo que con un ritmo más frenético. En mi caso, por ejemplo, tuve la oportunidad de salir y cubrir uno de esos focos informativos, como fue el sanatorio que se montó en el Palacio de Congresos de Madrid. Realmente la cobertura no cambia mucho con respecto a la prensa: muchas horas de trabajo y muy ligadas a una información de última hora. Lo mismo que sucedería en la radio.

El hecho de lanzar la información de manera inmediata, como puede hacerlo la internet, ¿habrá generado difusión de comentarios sin confirmar, confusión y desinformación al fin y al cabo?

La información se volvió muy confusa. Si me preguntas si hubo errores en informaciones, yo supongo que alguno habría, pero no significativo. En todo caso, fue parejo a la situación caótica que se vivía en ese momento.

Tú eres periodista profesional. ¿Has estudiado la especialidad digital?

No. Yo he estudiado derecho e informática. Pero vengo de una familia de periodistas, y es algo que he mamado en mi casa: el periodismo. Así que yo tenía que acabar aquí. El hecho de hacer esa migración no me costo mucho. Y fue al periodismo digital talvez porque tengo una formación tecnológica o talvez porque era muy joven. Ya había escrito en prensa pero todavía tenía la mente muy abierta como para aprender cosas nuevas y sobre todo lo que me fascinaba: el nuevo medio, las características del nuevo medio. Un medio universal, un medio tan potente, una herramienta tan magnífica que me llamaba mucho la atención. Y cuando algo te gusta no te cuesta aprenderlo.

¿Nos dices tu perfil, por favor?

Nací en Madrid, en 1966. Soy periodista digital.
Estudié derecho e informática, en la Universidad Autónoma de Madrid y la Pontificia de Comillas.
Mis trabajos han sido: Edición digital del diario El Mundo. Actualmente en Prisa.com, que es la empresa editora de los medios digitales del grupo Prisa. Actualmente soy jefe de la sección de participación de Prisa.com y organizo las entrevistas para el País digital. ¿Qué debo hacer en mi trabajo? Entre otras cosas convencer a una persona -por lo general bastante ocupada- para que pierda una hora hablando con los lectores.

¿Cómo ves los medios digitales editados en Lima?

La verdad, he visto poco por ahora. Pero a mí me ha gustado. Son sencillos, sensatillos. Me parece que van por buen camino. Pero falta lo que falta siempre: una apuesta económica.

Nota de Redacción: Esta entrevista fue cedida en exclusiva a Letra Suelta y Grupo de Periodismo Digital por sus autores Richard Rodriguez y Ernesto Carrasco.

Leyenda de la imagen: Pedro de Alzaga (izq.) en El Mundo Digital, actuando como moderador en la entrevista on line de los lectores del diario al que fuera candidato por la Izquierda Unida a la presidencia del gobierno español, Francisco Frutos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Air Jordan shoes -

Treasures today, treasures the life, treasures you to have all.

Sandro -

Lo suponía, pero quería que ella misma lo diga...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Morena -

De repente la de MJOH porque ella es una visitante fija por allá.

Sandro -

Una pregunta Zenia: ¿A qué Manuel te refieres?

Zenia -

SALUDOS. Mirando al mundo desde El Caribe. Leyendo la página de Manuel he encontrado la suya que me ha resultado interesante
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres